viernes, 3 de agosto de 2012

Mito de Narciso

Tiresias, un famoso vidente, había predicho que el joven Narciso viviría por muchos años, siempre y cuando el no se viera a si mismo. Narciso a sus 16 años era un joven bastante apuesto, y llamaba la atención de muchas chicas y la envidia de algunos muchachos. Era bastante arrogante, que incluso llegaba a ignorar los encantos de los demás.


Una ninfa llamado Eco, se enamoró de el. Ella aprovechaba cada vez que Zeus estaba haciendo el amor con alguna ninfa, para escaparse y permanecer hablando con Narciso. Con su gran ego y arrogancia, Narciso rechazó a la ninfa, y ella enloqueció. Sus huesos se volvieron piedra y se marchitó, solo su voz seguía igual. Había también muchas mujeres que había rechazado, una de las cuales quería enseñarle el sufrimiento del amor no correspondido.

Un día, mientras descansaba frente a un lago cristalino, Narciso vio su propio rostro en el agua y se enamoró de el mismo. Al no poder conseguir su "nuevo amor", pues cada vez que se acercaba al agua, desaparecía, enloqueció de desamor. Dejó de comer y beber, y al poco tiempo murió. Incluso en el reino de los muertos continuó hechizado por su propio rostro, viendo su imagen en los lagos negros.